Dicho cura fue reconocido tanto en Bucaramanga como en Girón por su saber en la medicina, especialmente sobre plantas medicinales. Es de suponer que buena parte de este conocimiento lo adquirió en la Real Expedición Botánica de la cual Valenzuela fue subdirector entre 1783 y 1784. Eloy Valenzuela estuvo a cargo de la iglesia hasta cuando murió asesinado el 1 de noviembre de 1834 a los 78 años de edad, a causa de heridas de puñal propinadas por dos asaltantes que entraron a la casa cural.