Casa de Bolívar

La Casa de Bolívar fue una de las tantas viviendas de tapia pisada y teja de barro que se levantaron en Bucaramanga en fechas posteriores al trazado de la cuadricula urbana que se realizó en 1778.  El predio sobre el cual fue edificada esta vivienda perteneció a Manuel Mutis Bossio, vecino que participó en el remate de tierras realizado en ocasión de la extinción del resguardo indígena de Bucaramanga y su conformación como Parroquia.

La ubicación de la vivienda sobre la “Calle de la Iglesia”, una de las dos calles principales del poblado en el siglo XIX, su cercanía a la Plaza Principal, a una cuadra al oriente, y sus características arquitectónicas, demuestran que el inmueble perteneció a una familia de la élite local. En efecto, la Calle de la Iglesia era, junto con la “Calle Real” una de las principales de la población. Además la cercanía de un predio con relación a la plaza principal, era sinónimo de poder político y económico de sus propietarios.

El valor patrimonial asignado a ésta vivienda radica en el reconocimiento de sus atributos arquitectónicos, propios de la época colonial. Levantada sobre un predio de enormes proporciones que ocupaba un cuarto de manzana, posee ciertas características constructivas sobresalientes, entre las que destaca el zaguán que conforma una entrada alta y amplia, la caballeriza (destruida por motivo de la ampliación de la calle 36 en 1965) y el doble claustro (dos patios) que aún conserva, las habitaciones y el comedor.

Aunque la distribución actual de la vivienda no corresponde a la que originalmente tenía, conserva elementos originales como la distribución de las ventanas rectangulares, de balaustres torneados de madera, conforme al estilo de principios de siglo XIX que predomina en otras viviendas similares que se encuentran en la ciudad de Bucaramanga, Girón y el Socorro, entre otras poblaciones de Santander. 

La relevancia histórica de la vivienda está marcado por la relación que guarda con el libertador Simón Bolívar, pues fue el lugar donde se hospedo por cerca de dos meses en 1828 en su visita a la Villa de Bucaramanga, mientras se desarrollaban los sucesos de Convención de Ocaña realizada entre el 9 de abril y el 10 de junio de ese año. La visita de Bolívar ha sido considerada por los historiadores oficiales como un hecho fundamental en la historiografía local. 

La permanencia de Bolívar en Bucaramanga fue reseñada por su edecán, el francés Luis Perú de la Croix, quien consignó apartes de la cotidianidad del Libertador en una obra escrita ese año de 1828 conocida bajo el título de “Diario de Bucaramanga; ó, Vida pública y privada del Libertador Simón Bolívar”. Esto ha servido para darle un pequeño lugar a la ciudad en la historia del proceso de invención de la nación colombiana.

Por todo lo anterior, desde la década de 1940, se comenzó a gestionar ante las autoridades respetivas la declaratoria del inmueble como Monumento Nacional. A principios de 1946 la Asamblea de Santander, en cabeza de Mario Acevedo Díaz, Presidente de la Academia de Historia de Santander, se expidió la Ordenanza número 8 de 1946 que ordenaba la adquisición de la casa por parte del Gobierno del Departamento y se designó a la Academia Santandereana de Historia para su administración, luego de lo cual se puso en funcionamiento una biblioteca, un archivo y un museo histórico y arqueológico de Santander.

Así mismo se proyectó una remodelación que buscaba devolver la vivienda a su estado original, pues había sufrido distintas transformaciones a causa de los diferentes usos asignados a la vivienda a lo largo de su historia. En efecto desde finales del siglo XIX y hasta la mitad de siglo XX, la casa sirvió como residencia de familia, central telefónica (la primera en la ciudad), cuartel general de tropas, funcionó el Hotel Soto y el último uso antes de su recuperación había sido el funcionamiento de una fábrica de cigarros.

Los trabajos de remodelación fueron realizados bajo la dirección de los arquitectos José María González Concha y Luis Carlos González Mutis, junto con la firma Santandereana de Construcciones. Se adaptaron las habitaciones para salón de conferencias, exposiciones y demás actos culturales. También se instaló en el patio principal de la vivienda una fuente hecha en piedra, que fue traída desde la ciudad de Girón. La caballeriza o pesebrera, que aún existía en ese tiempo, fue restaurada intentando preservar el aspecto que tenía desde el siglo XIX.

En la actualidad La Casa de Bolívar continúa siendo la Sede de la Academia de Historia de Santander y allí se realizan las  reuniones de sus miembros, así como también es común la realización de actos inaugurales, lanzamientos de libros, conferencias, entre otros eventos. Su biblioteca y hemeroteca se mantiene abierta al público, así como el museo histórico y antropológico.

La Casa Museo de Bolívar fue declarada “Monumento Nacional” Según Resolución número 1613 del 26 de noviembre de 1999, pero la terminología actual cataloga a esta casa como un Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional. 

Images

Source: Disponible En: http://www.skyscrapercity.com/showthread.phpzt=798316&page=16 View File Details Page

Casa de Bolivar en 1931 (aporx.)

Casa de Bolivar en 1931 (aporx.)

Source: Autor desconocido. La casa de Bolivar en 1932. Fotografia disponible en: Revista Estudio. Bucaramanga: agosto de 1932, Ano II, No 12., p. View File Details Page

Cite this Page:

Roman Perdomo González , “Casa de Bolívar ,” Patrimonio Urbano de Bucaramanga, accessed October 19, 2017, http://historiaabierta.org/mapa/items/show/10.

Related Tour

Paseo navigation:  Paseo Info | Next
comments powered by Disqus

Share this Lugar