Teatro Coliseo Peralta

El Teatro Coliseo Peralta fue declarado Bien de Interés Cultural de la Nación, por medio del decreto Nº 292 del 24 de noviembre de 1975. Posee características arquitectónicas específicas que lo hacen único. Es una edificación que corresponde la tipología del Corral Español del siglo XVII. Un tipo de edificación que surgió en España en este siglo ante la falta de escenarios para la presentación de obras teatrales. 

El Teatro Peralta (Nombrado así por su precursor el señor Anselmo Peralta) está constituido por en un patio central en traza cuadrada, orientado en sentido este-oeste, rodeado por pasillos en los dos pisos a modo de palcos con acabados en madera a manera de galerías cubiertas. En el extremo occidental terminaba en el extremo opuesto a la puerta de acceso con una plataforma elevada que sirvió como escenario. Este escenario estaba construido en madera, cubierto con teja de barro que se sostenía por una estructura de madera. Además de la plataforma para escenario asentaba camerinos a lado y lado del escenario y un sótano debajo del mismo. Estas características -a excepción de los camerinos- coinciden con la estructura del corral Español

Desde su construcción entre 1888 y 1893, el recinto fue pensado como espacio de esparcimiento para la ciudad hizo una clara distinción y división entre los asistentes a los espectáculos que se presentaban. Al igual que la distribución con la cual nació el corral español, en el Peralta la ubicación y las comodidades dentro del recinto estaban dadas de acuerdo a la posición socioeconómica del asistente. La población menos pudiente debía llevar butaca y ubicarse en el patio descubierto, las personas de recursos medios se ubicaban en la galería inferior y las autoridades y personas más pudientes ocupaban la galería del segundo piso y los palcos con silletería de propiedad del teatro.

El Teatro Peralta se ubica a dos cuadras al suroriente de la Plaza Principal y concentró espectáculos que diversificaron las posibilidades recreativas de los bumangueses. Durante su auge de más de 40 años, los asistentes disfrutaron en su recinto de Zarzuelas, compañías artísticas de teatro y variedades, espectáculos musicales y funciones de cine mudo que se realizaron a partir de un jueves de agosto de 1897 con el uso del primer vitascope que llegó a la ciudad.

Además de estos espectáculos de entretenimiento el teatro también fue usado para celebrar los actos de graduación de los bachilleres egresados del Colegio San Pedro Claver y la Normal de Institutoras.

A finales del siglo XIX ante la falta de edificaciones en la ciudad el Teatro Peralta prestó sus instalaciones para el funcionamiento del Colegio San Pedro Claver y más tarde durante la Guerra de los Mil Días se convirtió en resguardo para los heridos de la guerra de la batalla de Palonegro, por lo que las proyecciones cinematográficas fueron suspendidas por algunos años.

En 1919 el teatro pasó a manos del señor Emilio Garnica empresario y amante del teatro, quien mantuvo los usos dados al recinto desde sus inicios, ello con funciones matutinas de cine para la diversión y complacencia de los bumangueses.

La decadencia del Teatro Coliseo Peralta como centro principal de actividades de esparcimiento y celebración se dio a partir de 1930 con la pérdida de popularidad entre el público general. Este decaimiento estuvo asociado a dos factores principales. Por un lado la construcción de los teatros Santander y Garnica, establecimientos con mejores instalaciones para la proyección del nuevo espectáculo que llegaba a la ciudad, el cine sonoro. Por otro lado la realización de concentraciones obreras promovidas por los activistas políticos del Partido Comunista con María Cano y Eduardo Maecha a la cabeza de la dirección, quienes visitaron el departamento para apoyar las huelgas organizadas por los obreros petroleros de Barrancabermeja en diciembre de 1928. Estos eventos obreros fueron de poco agrado para la sociedad conservadora de la época.

Pese al decaimiento que estos eventos produjeron en la actividad del Teatro Peralta, en 1935 aun se realizaban actividades de esparcimiento, como sala de cine. También se convirtió en espacio de desarrollo de actividades deportivas con la utilización de sus instalaciones como sede para la Escuela de Patinaje. En los años siguientes el Teatro Peralta se destinó a diferentes usos: sede de la Escuela de Artes y Oficios, centro de oración de un grupo religioso y diferentes actividades lúdicas de esparcimiento y festejos como corraleja y gallera. Con los usos dados en esta época fue que empezó a ser llamado “Coliseo” Peralta. 

En las últimas décadas del siglo XX, el teatro Coliseo Peralta pasó a manos del Club Kiwanis, entidad que financia una remodelación bajo la supervisión del Arquitecto Gonzalo Romero. En los años noventa el Teatro es sede de diversas agrupaciones teatrales de la ciudad. Actualmente se prestan sus instalaciones para eventos políticos y conciertos. Aunque no se tiene noticia sobre espectáculos teatrales en sus escenarios.

 

Images

Autor desconocido. Interior del Teatro Peralta. [Fotografia], Bucaramanga. [On Line] Grupo de Facebook: Fotos de Bucaramanga y Santander antiguas y modernas [consultado el 12 de diciembre de 2010] Disponible En. <URL:https://www.facebook.com/groups/30040055183/zref=ts&fref=ts> View File Details Page

Bucaramanga, Coliseo Peralta

Bucaramanga, Coliseo Peralta

Source: Autor: Fernando Turk T©cnica: Acuarela Ano (creacion o publicacion): 1990-94 Fuente: El Patrimonio Arquitectonico de Colombia en Acuarela Editor o Impresor: Zea Brando Editores View File Details Page

Cite this Page:

Sol Angela Sierra y Roman Perdomo, “Teatro Coliseo Peralta,” Patrimonio Urbano de Bucaramanga, accessed October 19, 2017, http://historiaabierta.org/mapa/items/show/3.

Related Tour

Subjects

Tags

comments powered by Disqus

Share this Lugar