En el proceso de conformación de la Casa de Bolívar como un “Centro de Cultura”, fue importante el papel jugado por la Academia Nacional de Historia, entidad oficial que por medio del “Fondo Eduardo Santos” - constituido para la conservación y fomento de los sitios y monumentos patrióticos de la República -, comisionó al historiador y escritor Nicolás García Samudio, quien vino a Bucaramanga con el fin de estudiar la posibilidad de un auxilio de dichas instituciones, dándole el “Visto bueno” para la financiación del proyecto. Después de las remodelaciones efectuadas a la vivienda, se pensó por parte de los miembros de la Academia de Historia de Santander que “la casa de Bucaramanga vendrá a ser como la “Quinta de Bolívar” en Bogotá, como La Magdalena, de Lima, como la casa natal de Caracas, un sitio venerado a la memoria del Libertador En 1952 Nicolás García Samudio describió la casa museo así: A la derecha del zaguán se halla la pieza denominada “Sala Juan Santana”, donde funciona la Secretaría de la Academia Santandereana de Historia […] Siguiendo el patio principal se encuentran los cuatro amplio corredores del claustro, en cuyos muros y debajo de faroles de estilo antiguo se fijaron cuatro artísticas lapidas de piedra con frases de Bolívar. […] El patio principal, llamado de “los granados” está sembrado de hermosas plantas y arbustos y el centro está destinado para colocar un busto del Libertador. A los lados se han colocado dos arcos de metal negro, de artística factura destinados a plantas trepadoras. Las principales habitaciones de la casa llevan el nombre de algún Edecán del Libertador o prócer de la Patria. Tomando a la derecha del zaguán, frente a la Secretaría se encuentra la “Sala Luis Perú de Lacroix donde exhiben cuadros patrióticos y religiosos y objetos históricos en vitrinas, además de la valiosa colección de medallas conmemorativas […] En seguida se encuentra la “Sala Carlos Soublette”, destinada a objetos históricos de la Independencia, la cual comunica con el amplio salón de actos públicos, para conferencias, exposiciones, etc.” Este salón de actos comunica con el que se ha llamado “cuarto de la hamaca” del Libertador, y que hoy se llama “Sala Daniel F. O’leary”. Tiene una tarima y una columna sobre el corredor que da al patio principal. […] La “Sala Bedford Wilson”, (otro de los Edecanes del Libertador), está consagrada a la exhibición de cuadros sinópticos, Planos y documentos de la cultura Guane. […] En la “Sala William Fergusson” se puede estudiar lo relativo a la raza Chibcha. Después de la puerta que da al pasadizo del segundo patio se encuentra el comedor, que tiene dos ventanas al patio principal y se comunica con el interior y otras dependencias; lleva el nombre de “Andrés Ibarra” y está adornado principalmente con flechas y armas indígenas […] En el corredor que completa el claustro del primer patio se encuentra la “Sala James Moore”, del médico que acompañó al Libertador en Bucaramanga, Este es uno de los salones del Museo Etnológico. En la pieza principal del segundo patio, llamado de “Los Mirtos” se encuentra la “Sala Eloy Valenzuela”, destinada a biblioteca y sesiones de la Academia Santandereana de Historia. [Esta reseña fue tomada de la revista “El siglo” de Bogotá, con fecha del 17 de diciembre de 1952, y publicada en este numero de la Revista Estudio en Bucaramanga.] Así mismo, fue importante la contribución que prestó el Instituto Etnográfico Nacional bajo la dirección de Luis Duque Gómez, quien desde cuando se tuvo la idea de dotar La Casa de Bolívar de un museo, manifestó su interés de dar su asesoría en la organización del dicho escenario. En 1977, el museo adquirió la categoría de Museo de Historia Regional, proyecto que fue impulsado por Lucila González Aranda. Para esto, la casa sufrió una serie de adecuaciones con el fin de cumplir las normas de museología para el establecimiento de este tipo de espacios. En esta oportunidad las obras de adecuación estuvieron a cargo del arquitecto Rafael Maldonado, quien logró mantener al máximo posible la apariencia original de la casa, junto con los arreglos establecidos para la nueva función que ahora cumplía