Teatros

Paseo curated by: The Patrimonio Urbano de Bucaramanga Team

A partir de la segunda mitad del siglo XIX Bucaramanga experimentó un auge económico sustentado en un comercio de productos de exportación, tales como los sombreros de jipijapa, el tabaco, la quina y el café. Dicho auge se vio reflejado en el adelanto material del pequeño poblado, gracias al cual fue posible la construcción de nueva infraestructura urbana.

Bucaramanga para entonces no contaba con una edificación específicamente construida para albergar eventos recreativos y culturales. Este tipo de eventos se realizaban en el atrio de la Iglesia de San Laureano, en la casa cural o en las plazas y espacios públicos que se convertían improvisadamente en escenario para las compañías dramáticas o acrobáticas que se presentaban en la ciudad.

Sólo hasta el año de 1860, con el apoyo de vecinos pudientes, se adaptó en la casa de Jacobo D´costa Gómez un escenario que fue llamado Teatro Torres y que contaba con camerinos laterales, el cual fue el primer intento de los pobladores de dotar a la ciudad de un escenario cómodo y adecuado a las nuevas necesidades de sus habitantes.

El Teatro Torres dejó de funcionar a causa de su deterioro veinte años después de abrir sus puertas al público, quedándose Bucaramanga nuevamente sin teatro. Para reemplazar el Teatro Torres, Anselmo Peralta, negociante y constructor amante de los teatros, decidió tomar la iniciativa de construir el Teatro Peralta entre 1888 y 1893.

Ya entrando al siglo XX, la afluencia cada vez más constante de compañías de teatro y espectáculos junto a la llegada del cine sonoro marcaron un cambio en las costumbres y gustos de los bumangueses que se vieron reflejadas en la proliferación de teatros en la ciudad. Entre 1911 y 1917 se crearon una cantidad de pequeños teatros entre los cuales se puede mencionar el Teatro Universal, el Teatro Pathe y el Teatro Variedades. Sin embargo, estos escenarios no contaban aún con la infraestructura necesaria para ofrecer espectáculos de calidad y albergar al público asistente.

En los primeros años de la década de 1920, por iniciativa de una Compañía Anónima, se propuso la construcción de un Teatro Municipal pues se consideraba una necesidad de carácter general. El 24 de agosto de 1920 fue acordada por parte del Concejo Municipal la construcción de un edificio para teatro en la ciudad de Bucaramanga. Sin embargo, este proyecto no pudo concretarse.

Ante esta frustración y por iniciativa individual del señor Emilio Garnica, se construyó en 1923 el ya desaparecido Teatro Garnica. El nuevo teatro vendría a reemplazar los escenarios con los cuales contaba la ciudad pero que eran ya insuficientes y limitados para el público y sus necesidades.

En 1932 se construyó el Teatro Santander para “resolver el problema de los llenos proverbiales del teatro Garnica.” Más adelante, ante el crecimiento demográfico de Bucaramanga y el aumento del interés de los bumangueses por los espectáculos de variedades que progresivamente fueron cediendo el paso a los espectáculos cinematográficos, estimularon el surgimiento de escenarios más amplios y modernos para el entretenimiento en la ciudad.

Locations for Paseo

El Teatro Coliseo Peralta fue declarado Bien de Interés Cultural de la Nación, por medio del decreto Nº 292 del 24 de noviembre de 1975. Posee características arquitectónicas específicas que lo hacen…

El Teatro Santander fue construido en la primera mitad del siglo XX. La edificación fue diseñada por el arquitecto Federico Blodeck Ficher, aunque su plano y dirección estuvo a cargo del arquitecto francés George…
comments powered by Disqus